EL CIRCO ÚNICO

Julio 2014

El presentador / Cómo se juega / Detalle de las cabezas

Este es un objeto sencillo que hice teniendo en mente los juguetes antiguos. Me gusta la idea de que si se va a la luz puedes seguirlo usando de cualquier manera y me sorprende también como puede resultar tan entretenido algo que no tiene mayor complicación y que parece conectar con un gusto natural por el instante, un poco como volver a ser pequeño. Recuerdo el gusto que me da jugarlo y ver a la gente jugarlo, para mi es una manera de recordar que se puede llegar a estar contento sin tener que recorrer grandes distancias, ni hacer grandes despliegues de ingeniería.

La idea del juego es meter cada una de las cabezas rodantes en su color en el menor tiempo posible, aunque nunca es tan fácil como suena. Por esos tiempos estaba en México el debate de los animales en los circos y pensé en una situación donde la cosa fuera a la inversa, un circo donde los humanos son los que hacen trucos y son dirigidos por un animal, así que decidí hacer el objeto con ese tema.

Me gustan las muchas interpretaciones que se pueden hacer de él, pues aunque los colores harían pensar en algo para niños, en realidad se trata de cabezas que ruedan, desprendidas de sus cuerpos y amaestradas para entretenimiento de la audiencia. Me imagino que cada quien elige el mensaje que va mejor con su manera de ver el mundo, eso cuando uno hace un proyecto personal es una ventaja, pues hay la libertad de elegir los mensajes, aunque pudieran parecer casi contrarios. Pienso que igual que el los circos convencionales o en la vida misma, todo lo que parece de ensueño tiene su dosis de terror.

Seguiré haciendo más juegos y futuras versiones de este jueguito, tengo la inquietud de hacer una versión más decorativa y sofisticada.

Esta pieza esta disponible a la venta en la galería ryan james fine arts, en Washington.