TZOMPANTLI – VÉRTIGO GALERÍA

Septiembre 2011

Fotografía de la pelícla ¡Átame! (1990) / Cráneo por Otto Dix (1924) / Fotografía de la pelícla ¡Átame! (1990)

Boceto / Piezas listas para pintar / Últimos pasos

Un día, en una película escuché la frase "la muerte rara vez trae felicidad" entonces se presentó la oportunidad de participar en este proyecto para Vértigo y me pareció interesante plantear una situación en la que la muerte de hecho si trae cierta felicidad.

Siempre me han conflictuado los gusanos y todo lo que significan para mi (muerte, fin, descomposición, etc) entonces haciendo la asociación y retándome un poco decidí hacer un cráneo en putrefacción: La muerte que da vida, la muerte que da felicidad. Así es como nació esta pequeña ciudad de gusanos, que tiene una paleta de colores que busca asemejarse a aquellas casas de muñecas donde se vive una vida ideal, donde la cotidianidad transcurre sin mayores contratiempos.

El resultado lo verán próximamente en galería vértigo, para ser exactos el 13 de octubre, a mi la pieza me gustó bastante, me mueve porque esta llena de significados ocultos, de mensajes personales, cosas muy mías. Desde la figura en la parte superior de un Dios sin tiempo, que es tan joven como viejo, a una mística figura femenina que es protectora e intercesora (quizá un poco torcida esa referencia en particular, pues mi mamá murió cuando yo era niña) gente joven con la inquietud del futuro y gente mayor que ya ve la vida con más calma, unos peces que representan a 4 hombres que me son muy importantes... en fin, todo afortunadamente tiene un porque y eso justamente es lo maravilloso de ilustrar, esa posibilidad de darle muchas lecturas a una misma imagen, de mandar mensajes secretos, de apoyarte en el detalle para pasar a la eternidad, aunque sea de una manera solipsista.