VIAJE DE VARIOS

Enero 2014

Una de las ventanas/ Firma en la base/ Acercamiento a las ventanas

Quienes miran por las ventanas/ Boceto inicial/ Recompensa para curiosos

Este pez lo hice con un carnaval en mente y fue evolucionando hasta que se transformó en un pez navegante, un transporte que lleva a varias personas dentro, como un barco-submarino. Me parece interesante la idea del viaje como experiencia, el mirar a través de las ventanas hacia adentro y hacia afuera. Es interesante como la relación entre dos cosas (pasajero y pez) contextualiza de tal manera que un pez se puede convertir en gigante, en nave, en algo excepcional que todo mundo desearía ver alguna vez. A través de las ventanas se ven varias personas: Hay un niño que se muda y es consolado por su padre, un hombre con su perro, un par de enamorados, unos compañeros de escuela, una mamá cariñosa enseñándole la vista a su hijo pequeño. En la parte de arriba del pez hay una área de equipaje, maletas numeradas y varios bultos que pueden traer lo que a uno se le ocurra dentro.

Por otro lado, todo lo marino, los barcos y naves me gustan mucho, me causan un asombro muy natural y de años, pues desde niña el lugar familiar para vacacionar fue el Puerto de Veracruz, un lugar sencillo con una atmosfera tranquila, liviana y tropical. Me fascinan esos nudos inmensos de los barcos, el oxido acumulado en las bases, el movimiento del agua, que va de lo sutil a lo violento. La gente, el danzón, las estatuas, los grandes contenedores.. Conozco varios puertos y todos me fascinan, pero Veracruz es la base de todo gusto al respecto.

Esta pieza esta disponible a la venta en la galería ryan james fine arts, en Washington.